Bio

En el mes de Abril de 1984, mi esposa, mi hijo de 3 años de edad y yo, llegamos a la ciudad de Concord, California, procedentes del pequeño pueblo de Borger, Texas. El propósito de nuestra movilización de Estado no era en sí empezar una iglesia hispano-parlante en esta ciudad. En esos días me hallaba trabajando en la Corporación Coca Cola. Quienes después de recibir mi petición de transferencia a la Planta de San Francisco, muy comedidamente accedieron a mi petición.

En el mes de Mayo, vendimos nuestra casa en Texas, y en pocos días estuvimos listos para emprender nuestro viaje. Una vez instalados en nuestro nuevo hogar, empezamos el proceso de adaptación a la nueva ciudad, al trabajo y más que todo a una nueva congregación. Todo el tiempo que vivimos en el Estado de Texas, mi esposa y yo, estuvimos involucrados siempre en una iglesia hispano parlante pastoreada por mi hermano mayor, Josías Limones. Fui líder de jóvenes, así como el director de alabanzas. En el año 1980 aún siendo soltero, salí con los jóvenes de la iglesia, a empezar una obra hija en la ciudad de Perryntong, Texas, donde Dios nos dio un lindo avivamiento.

Todos esos bellos recuerdos y primeras experiencias ministeriales habían quedado atrás. Después de evangelizar intensamente a los pocos latinos radicados en aquel entonces en la ciudad de Concord, nos iniciamos con una clase dominical en español durante el verano del año 84.  En el año 85 vimos los primeros frutos de nuestra labor y 5 almas fueron bautizados en el Nombre de Jesús. Adherimos un servicio evangelístico los sábados en la noche, y Dios comenzó a respaldar su palabra con prodigios y milagros. Una niña de descendencia peruana, que padecía de polio - que se hallaba confinada a permanecer en una silla de ruedas, durante un servicio de día sábado por la noche, ¡Dios la levantó! Y el avivamiento empezó. Para finales del año 1986, la clase dominical y el servicio del sábado de la noche había aumentado a 35 personas en las que se hallaban incluidas mi madre, mis dos hermanas Sara y Raquel y mi familia quienes desempeñaron un papel importantísimo en el inicio de la Obra.El Hno. Gilbert López, quien ha sido mi asistente, fue bautizado en el segundo grupo de hermanos.

En el año 1987, con gran tristeza nos tocó despedirnos de la iglesia anglosajona "Calvary Apostolic" porque el edificio no era lo suficiente espacioso para abrigar las dos congregaciones. Y fue en Agosto de 1987, después de haber deambulado por muchas facilidades, que el Señor abrió las puertas para rentar un templo en la calle Pacheco de Concord. La pequeña congregación unió sus esfuerzos, talentos, habilidades y finanzas, e inmediatamente iniciamos la limpieza de ese lugar. Además pusimos una alfombra usada pero en buenas condiciones, y se pintó el edifico en su totalidad. Una iglesia nos donó unas bancas en malas condiciones pero de nada a algo, fueron una bendición. Las pintamos y las usamos.

La iglesia comenzó a crecer en la nueva localidad y exactamente después de un año, nos pidieron que desalojáramos el lugar. Una vez más salimos como el pueblo hebreo cuando salió de Egipto,  a deambular de lugar en lugar. La congregación no perdió la fe y permaneció unida a pesar de la prueba por la que estábamos atravesando. Nos reuníamos en casas, en el parque y en un salón público que nos alquilaban cada otra semana en el centro de la ciudad.

Fue en medio de toda esa angustia, que el Señor obró un milagro. Después de haber buscado propiedades sin obtener ningún éxito, finalmente Dios nos condujo a la propiedad que unos meses más tarde, milagrosamente, iba a llegar a ser propiedad de la entonces llamada Primera Iglesia Pentecostal de Concord.Con 75 miembros, el primer domingo del mes de Agosto de 1988, con gritos mezclados con llanto de júbilo, tomamos posesión del lugar que iba a ser dedicado como casa de alabanza al Dios de los cielos. Una vez más, la congregación se unió para remodelar y embellecer el lugar que estaba muy descuidado. Y en el transcurso de 2 años cumplimos con nuestro sueño. Lo inauguramos en el mes de Mayo de 1990 con la primera Conferencia de Tiempos de RefrigerioFue un tiempo maravilloso. Dios llenó aquel pequeño templo con capacidad para 250 personas, con su Gloria y poder. Dios nos dio un gran avivamiento y un buen crecimiento. Lo remodelamos 2 veces más con el fin de acomodar el crecimiento de la congregación. Después de 10 años de continuo crecimiento, nos hallábamos asfixiados sin espacio para abrigar el crecimiento de la iglesia. Entramos en ese  lugar  con 75 miembros, 10 años después, salimos para ocupar el actual santuario, con 350 miembros. ¡Dios ha sido bueno con nosotros!

Actualmente contamos con un santuario con capacidad para 1,150 personas; y un total de 70,000 pies cuadrados que incluyen Oficinas, salones de Escuela Dominical, cocina y un comedor con capacidad para 200 personas, librería, guardería, estudio de transmisión radial y sobretodo: la mejor atmósfera espiritual en el Área de la Bahía.

En 1993 Los Pentecostales dieron a luz su primera iglesia hija en la ciudad de San Francisco, en 1994 la segunda en la ciudad de Oakland, 1997 en Mt. View, Richmond, Brentwood, 1998 Vallejo, 2001 East Palo Alto, 2003 Daly City, 2005 El Sobrante. La visión continúa. . . Y el próximo proyecto será comprar una radiodifusora para emitir este mensaje a toda el área de la Bahía 24 horas al día, y un Instituto completo de Liderazgo y Capacitación Ministerial. Hoy día esto es solamente una visión, pero todo lo que nuestros ojos ven empezó con una visión. Recordemos siempre que. . . Sin visión el pueblo perece.

 Rev. Elias Limones