TDR1.jpg

Todo tienes su historia y la nuestra es esta.

Tiempos de Refrigerio comenzó como una pequeña conferencia ministerial, que año tras año fue tomando fuerza, llegando a ser el destino anual para muchos pastores y líderes. Por muchos años TDR fue un ministerio de la iglesia local, “Los Pentecostales del Area de la Bahía, quien pastorea el Rev. Elías Limones, la cual está afiliada a la Iglesia Pentecostal Unida Internacional (UPCI).

 

Cruzando Fronteras

Debido a su crecimiento, posteriormente se unieron las iglesias hijas y otras iglesias, a fin de cumplir con la visión de llevar la conferencia fuera de las fronteras de Estados Unidos. En el año 2001 el pastor Elías Limones aceptó el reto lanzado por el Rev. Johny Kaune pastor y fuera de las fronteras de Estados Unidos. En el año 2001 el pastor Elías Limones aceptó el reto lanzado por el Rev. Johny Kaune pastor y líder nacional en Bolivia, de llevar TDR a La Paz, Bolivia, dándose así comienzo a una época de grandes logros, llevando cada año la conferencia a niveles nunca antes imaginados.

Una Corporación

En el año 2008, debido a la alta demanda organizativa y financiera, TDR se convierte en una corporación sin fines de lucro, cuya finalidad sigue siendo la misma, pero ahora a una escala mucho más amplia. El Rev. Elías Limones, director general de TDR y todo el equipo ministerial y administrativo, tienen como propósito seguir invirtiendo todos los recursos que sean necesarios para llevar un refrigerio a pastores y ministros alrededor del mundo.

Otras Areas

Entendiendo la gran necesidad que existe hoy en dia, y atendiendo a un sin numero de peticiones TDR entra en otra area como es la familia. En Noviembre de 2009 se lleva a cabo la primera conferencia "Tiempos de Refrigerio para la Familia" en el sur de California, en el centro de convenciones de la ciudad de Long Beach.

En un futuro cercano, con la bendición de Dios, TDR se extenderá a otras áreas tales como la música y la adoración, y cualquier otra área donde el Señor Jesucristo sea exaltado y lleve ánimo, visión e inspiración al pueblo de Dios.